Seguramente conoces los tics, son gestos motores o vocales que luego vemos en personajes de películas o de la Tv y generalmente se retratan como algo chusco. Son espasmos, movimientos o sonidos repentinos que algunas personas hacen repetitivamente y difícilmente controlan a voluntad.

Piensa en quienes parpadean sin parar, aquellos que emiten sonidos guturales incesantes o que hacen ruidos molestos con su saliva creyendo que imitan melodías pero es repugnante para quienes les rodean. Sin embargo para ellos es como cuando te da hipo, no quieres sufrirlo pero el cuerpo lo hace de todas maneras.

Ocasionalmente se controlan y no presentan tics por un rato, pero les es muy difícil: llega un momento en el que tienen que hacerlos de nuevo o sufren de angustia. Esto es un trastorno psicomotor que puede ser síntoma aislado de una neurosis y se presenta de tres a cinco veces más en hombres que en mujeres

En términos prácticos, un tic es resultado del síndrome de Tourette (ST) que es una afección del sistema nervioso. Esta puede ser simple cuando sólo involucra una parte del cuerpo o compleja, que se presenta en más puntos corporales y pueden tener un patrón.

Síntomas

Los síntomas principales de este padecimiento son los tics motores, surgen en la niñez entre los cinco y 10 años. Usualmente empeoran durante momentos estresantes o de gran emoción y mejoran cuando la persona está ocupada.

Es un padecimiento crónico, suele desaparecer pero luego reinciden. Por lo general disminuye en la adolescencia y hasta desaparece en la adultez, aunque hay casos donde por el contrario empeora.

Diagnóstico

El ST no se puede diagnosticar con una sola prueba, los profesionales de la salud deben analizar de forma integral el trastorno, sus variantes, duración y entonces dar un tratamiento para controlarlo solamente, ya que no hay cura.

Su control permite que los pacientes no interrumpan sus actividades diarias y puedan vivir de forma normal. Existen medicamentos y tratamientos conductuales para casos donde los tics sean dolorosos, provoquen lesiones, interfieran con los estudios, trabajo o generen estrés.

Otros problemas y trastornos

El ST generalmente no se presenta solo, viene con afecciones concurrentes de las cuales las más comunes son el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Es en estos casos, cuando se sugieren tratamientos integrales.

No hay una causa exacta del ST, pero hay indicios que apuntan a que es una afección genética hereditaria.

¿Por qué es importante atenderse del síndrome de Tourette (ST) con un Psiquiatra profesional?

Un padecimiento así no es para consultarse con cualquier médico, sólo un experto en psiquiatría está facultado para ello. De lo contrario te arriesgarías a obtener un mal diagnóstico y con ello un tratamiento erróneo con consecuencias graves como el siguiente caso:

Daniel Levy, un precio a pagar

Daniel Levy, de 54 años, es bipolar y ha tomado antipsicóticos durante cerca de 30 años. Durante este tiempo ha sido internado y ha intentado suicidarse.

"La clorpomazina me hacía temblar y babear. Cuando enfermé, me advirtieron de que hay ciertos medicamentos que debilitan el labio inferior. Todavía se me cae la baba", cuenta. "No me doy cuenta de que lo hago hasta que lo veo en mi ropa. Luce horrible", se lamenta.

Según explica el doctor Oliver Howes del londinense Instituto de Psiquiatría, antipsicóticos nuevos clasificados como "atípicos" tienen menos efectos secundarios y son comúnmente prescritos para los pacientes que inician el tratamiento por primera vez.

Cuanto más tiempo se toman los antipsicóticos, más crónicos se vuelven los efectos secundarios. La naturaleza de las enfermedades mentales hace que muchas veces estos medicamentos sean prescritos de por vida. (Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/05/120505_salud_antipsicoticos_medicamentos_jg.shtml )

En este caso se habla de la clorpomazina que es un medicamento usado principalmente para la esquizofrenia, pero también se emplea en síntomas de manía y el déficit de atención e hiperactividad (TDAH) mencionado poco antes.

No te arriesgues a obtener un diagnóstico y tratamiento erróneos, acude con el Psiquiatra Dr. Alejandro Tamayo y tendrás la tranquilidad de recibir la solución acorde a tu tic o cualquier otro padecimiento neurológico y psicológico.